Arica, tierra de sueños e ilusiones

Arica
Antonio junto a Stefani, el motivo de su viaje hasta Arica.
Comparte!

ARICA-.Decidió dejar todo atrás y seguir el amor de su vida, Stefani Vargas, y enfrentar  nuevos desafíos, emprendiendo la marcha hasta la tierra de la Eterna Primavera.

Antonio Vidal Fuentes, es el menor de cuatro hermanos, oriundo de Valparaíso, se convirtió en el primer integrante de su núcleo familiar en estudiar una carrera técnico profesional y en el Inacap.

Este relato implica deseos amorosos, a flor de piel, anhelos de auto superación y ansías por recorrer no sólo el país, sino el mundo.

Nuestro entrevistado, llegó hasta Arica en febrero de 2017, debido a que el padre de Stefani, quien es carabinero, resultó transbordado desde Santiago hasta aquella zona, por ende si él deseaba continuar con ella, ya que vivían juntos en Valparaíso, no tenía más remedio que seguirla.

Fue así que sin pensarlo dos veces, decidió dejar todo atrás (amigos, familia, trabajo, etc.) y como un buen aventurero, de esos que escriben grandes líneas y son motivo de admiración, se entregó a la vida.

-¿Qué sabías de Arica antes de llegar?

-Nada jaja. Miré por internet cosas de la ciudad, leía puras noticias malas, tráfico de drogas y esas cosas, pero una vez que llegué aquí todo ha sido muy diferente.

-Cuéntame cómo ha sido vivir en Arica, tan lejos de tu familia.

-Ha sido genial. Es tranquilo, la gente es agradable, pero extraño a toda mi familia. Aunque gracias a esto he crecido y madurado.

-Al final, pienso que no es tan malo estar lejos de la familia, ya que terminas creciendo con el paso del tiempo.

Él nos relata que encontrar trabajo allá no le resultó tan difícil. Sucede que cuando se presentó a una entrevista, sorprendió al entrevistador al decir que viajó desde Valparaíso hasta Arica, con la idea de encontrar mejores expectativas laborales, entonces el entrevistador no creyó que había recorrido más de dos mil kilómetros de distancia para trabajar ahí.

Al otro día estaba trabajando y gracias a eso, logró comenzar a pagar la pieza en donde vive en la actualidad.

Para “Toño”, como le dicen sus amigos y familiares, la vida no ha sido tan fácil, pero encontró un pilar fundamental en su pareja para hallar el horizonte a seguir.

Aparte de la tranquilidad que ofrece la ciudad, el Toño recomienda visitar el mítico Morro, el paseo 21 de Mayo, los monumentos históricos y la bahía, entre otros lugares, por si alguna vez visitan la región.

Según relata “Arica es completamente diferente a Valparaíso, es una ciudad más segura, en donde ves más extranjeros que son personas trabajadoras y que buscan un mejor estar para sus familias”.

Autosuperación, estudiar en el Inacap, sede Arica.

Para crecer como él pretende y ser motivo de orgullo en su familia, aceptó el desafío de estudiar una carrera de nivel técnico superior en el Inacap, que ofrece 23 carreras para diez áreas en el mercado.

Tuvo la fortuna de recibir la gratuidad y más con las ganas de estudiar, se matriculó en Automatización y Control Industrial, especialidad que lo ha dejado más de alguna vez complicado.

Mientras señala que le ha sorprendido el nivel de exigencia, se encuentra contento con la experiencia, dado que ha realizado amigos en la casa de estudios y considera que los profesores están muy bien capacitados, de quienes ha aprendido muchísimo.

-¿Qué te llevó  a estudiar en el Inacap?

-En primer lugar, por los buenos comentarios que recibí, la carrera y otras cosas, además deseaba estudiar y tuve la fortuna de ser seleccionado para la gratuidad.

-¿Cómo ha sido para ti estudiar una carrera?

-Mi carrera es del campo de la electrónica y electricidad. Ha sido muy complicado de estudiar porque es una carrera difícil y como trabajo, a veces no me alcanza el tiempo para repasar, pero trato de dar lo mejor de mí.

-¿Qué es lo más complicado de tus estudios, ramos, hábitos, etc?

-Aparte del tiempo, creo que es la electricidad, es algo completamente nuevo para mí e incluso ya me eché un ramo por eso.

-¿Cuáles son tus planes cuando acabes la carrera?

-Ayudar a mi mamá y a mi hermana, es algo que me encantaría hacer y que ellos se sientan orgullosos de mí por eso.

-Lo otro, es irme con mi polola a Santiago o al sur para hacer nuestras vidas juntos, formar una familia, que es un sueño que tengo y ser el mejor de mi especie jajaja.

Ansías por recorrer más allá de Arica.

Para cerrar esta nota, nuestro entrevistado señala que la experiencia de viajar a otra región ha sido algo impensado y a su vez, maravilloso.

Debido a que junto a su polola se han aventurado por conocer nuevos lugares, sobre todo, fuera de la ciudad ariqueña.

“Vivir en Arica es una experiencia que jamás imaginé, menos con mi polola… el viaje nos unió más, nos hizo conocer mejor y espero poder seguir viajando con ella a más lugares”-, relata emocionado, el porteño.

-¿A dónde has viajado?

-Lo mejor de vivir en Arica es que tienes las fronteras con Perú y Bolivia muy cercanas. Viajamos con mi polola hasta Arequipa, la ciudad Blanca, su cultura, su arquitectura, su armonía y hasta es relajante, un hermoso lugar…me encantó.

-Estuvimos un par de días, tomamos dos tours para conocer mejor. Visitamos  sitios como los “Condores”, el “Cañón de Colca”, un pueblo llamado “Chivai” y más lugares.

-En donde pude ver un volcán en pleno erupción, cosa que nunca vi en mi vida, en ese pueblo que te mencioné tomamos maté de coca, debido a la altura.

-El viaje se prolongó más hasta llegar al famoso cañón, que está a más de 4.160 metros de altura, en donde vimos atractivos muy interesantes, bellos miradores, una antigua iglesia y más cosas.

-Después, fuimos a las termas de Yura, en donde almorzamos en un buffet  y no comí tanto porque no quería llenar mi estómago por miedo a ser apunado, mal de altura, jaja.

-Llegamos hasta el lugar más alto de nuestro tour, el mirador de los volcanes. Sobre 4900 metros a nivel del mar, en donde sólo pudimos estar cinco minutos.

-Junto a mi polola, le mandamos saludos a los volcanes, según nos contaron era una tradición agradecer por el viaje a los volcanes…lo curioso que estar allá es agotador, das tres pasos y te cansas.

Emocionado, relata también que tuvo la fortuna de conocer el hábitat natural de animales como las Vicuñas, Llamas y Alpacas.

También visitó la mágica ciudad de Puno, la cual es famosa por estar al lado del increíble lago Titicaca, uno de los lagos más grandes de Sudamérica.

Se maravilló con recorridos fabulosos por islas como Amantani, Uros (islas flotantes) y Taquillas, en donde tuvo la fortuna de conocer a sujetos autóctonos quienes esperaban la visita de los turistas para guiarlos.

En alguno de esos lugares, no sólo disfruto de la peculiar gastronomía y rica propia del Perú, sino que llegó hasta la Pachamama, en donde la tradición permite pedir unas series de deseos, bajo un hermoso y único atardecer a más de 3600 metros a nivel del océano, que es mejor vivirlo, que estar leyéndolo.

Finalmente, regresó a Arica, una tierra jamás soñada por nuestro entrevistado, Antonio, lugar que lo ha acogido superando todo tipo de expectativas, e ilusionado con cumplir todas sus metas, junto al amor  de su vida.

Viernes 05 de Octubre de 2018/Entrevista #30

Si te gustó la entrevista, danos tu like en nuestro Fanpage pinchando aquí. Te podría interesar:

“El Café de las Cuatro”, cortometraje de Paola Novoa

Comparte!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*