Blog de Papá #2: Primer mes de Vida

Agosto
El día en que sabes que serás padre, también debería ser un momento para celebrar.

Ya ha pasado más de un mes desde que llegó mi bebé a la casa, quien ha cambiado la atmósfera de nuestro hogar, nuestra rutina, nuestras horas de sueño y de nuestras vidas.

Ahora que está entre nosotros en lo cotidiano, me cuesta imaginar la vida sin ella en todo momento, ya que desde que tratamos de dormir en la noche hasta que despertamos por la mañana nuestra máxima preocupación es nuestro bebé.

En este primer mes de vida y semanas, lo que aprendimos es que a pesar de intentar crear una rutina para la guagua, finalmente es ella quien manda.

Ella nos autoriza a poder dormir, descansar, distraernos, turnarnos, comer, etc., a la hora que estime conveniente, sin importar el momento o la situación.

Pero hablando en serio, ha sido un hermoso mes, demasiado movido, dinámico, de mucho cansancio, aprendizaje, de júbilo, en sí, un vaivén de emociones, sensaciones y de hasta de diversos enfados, desde no haber preparado la lechecita a tiempo o hasta reñir por quién se levanta en plena madrugada.

Como lo señalé en el blog anterior “Ser Padre”, la paciencia juega un rol fundamental en este caso, ya que no podemos exigir al bebé que cumpla con nuestros “acuerdos sociales de comportamiento” en un par de semanas.

A veces sí, da una rabia terribe (hasta asesina jaja) porque a pesar de que le sacas los chanchitos, mudas de pañal o de ropa, la paseas, la contienes, etc., de pronto llora por algo que no comprendes en absoluto y ella llorará y llorará sin parar, entonces te preguntas:-¿y ahora qué?

En este primer mes, me he dado cuenta en la enorme diferencia entre como una mujer y un hombre toman a un mismo bebé, dado que a nosotros nos cuesta cambiar el timbre de nuestra voz, somos de esperar a que se calme y de entregarla rápido para volver a lo nuestro, a diferencia de las mujeres que hablan idioma bebé súper rápido, no esperan a que se calme sino comienzan a mimar y no desean soltar a la guagua altiro, por el contrario desean disfrutarla por mucho más  tiempo.

Sobre esto último, “el tiempo”, es cierto, es algo que se nos viene a la mente de inmediato, ya que empezamos a imaginar el futuro, lo más lejano, a nuestra bebé con un año, dos, cuatro, diez, quince, etc., y desatendemos el presente o nos frustra ver como muchas horas de intenso trabajo, literalmente se va en pura mierda jejeje pero bueno, todo se olvida cuando nos regala una sonrisa.

Y el cambio físico es impresionante, porque quedas preocupado cuando el pediatra te dice que es normal que el recién nacido pierda hasta el 10% de su peso después de llegar a este mundo y no te das ni cuenta, debido a la libre demanda de alimento para tu bebé, y ya está pesando más del doble de cuando nació.

En verdad, es impresionante todo lo que hemos podido vivir en un mes con un querubín, quien rompió por completo nuestra normalidad que no volverá jamás, que será una preocupación permanente, quien te acompañará por siempre y te enseña a vivir de nuevo, bajo otras reglas y compromisos.

En este primer mes de vida de mi bebé, aún con nuestra pareja no asumimos por completo nuestro rol como padres, tal vez seguimos pensando que somos otra cosa o tal vez estamos extasiados de felicidad y aún no aterrizamos ese sentimiento  tan terrenal y humano como lo es la preocupación, por cumplir con las expectativas no sólo de nuestra hija, sino de la nosotros mismos.

Vaya, siento que puedo seguir escribiendo y escribiendo más y más, pero creo que ha sido mucho en esta ocasión, y espero que compartamos experiencias para poder crecer en esta arduo, sacrificado y hermoso compromiso como lo es ser padre…aunque ahora se viene el día de la madre, será lindo disfrutarlo.

Recuerda amigo, “No intentes ser el mejor padre, sólo sé un padre, abraza a tu bebé cuando te necesite y abrázalo a éste cuando tú lo necesites”, ¡Chao, hasta la próxima.

Miércoles, 8 de mayo de 2019

No olvides dejar tu like y seguir nuestra fanpage aquí. Si deseas ser parte de El Semáforo envía un artículo a elsemaforoquilpue@gmail.com y no olvides leer esto:

Blog de Papá: #1 Ser Padre.

Comentarios de Face

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*