Construyendo Turismo a los pies del Volcán Ollagüe

Ollague
Columna II de Yessica Zambra. Ollagüe, es una comuna fronteriza de la región de Antofagasta límitrofe a Bolivia, ubicada a 3.360 m.s.n.m y para llegar a ella hay que sobrepasar los 5.900 m.s.n.m.
Comparte!

Esta historia comienza en un tiempo en que no había conectividad expedita en Ollagüe, por lo tanto para acceder a él se debía llegar en vehículo en un viaje por tierra de aproximadamente 5 horas desde la ciudad más cercana, Calama (Actualmente la misma ruta se realiza en 2.30 horas) o en tren en un viaje de 10 días y en el vagón de carga.

¿Sobre Ollagüe? Es una comuna rural que  está ubicada a los pies del volcán del mismo nombre y las temperaturas oscilan entre los -23º y los 25º, o sea muy, muy frío o muy, muy caluroso.

El Relato

En esta comuna a la fecha, hay alrededor de unos 10 empresarios turísticos formalizados entre distintos servicios.  Relataré una historia en particular.

Así como se ha desenvuelto el comercio, y por añadidura el turismo, desde tiempos inmemoriales en el desertico norte, Ollagüe no ha estado exento del traslado entre un punto a otro de esta vasta región con el fin de concretar los sueños que tenemos.

Allí tuve la suerte de conocer a la señora ollagüina, protagonista de este relato en turismo,  de unos 80 años, quien actualmente tiene un alojamiento establecido y formalizado, pero ¿cómo llegó a él?

De descendencia quechua nuestra señora Ollagüina comienza en su juventud a servir café a los pasajeros del tren de Antofagasta – Bolivia por allá en el año 1958 cuando las líneas férreas aun transportaban más que carga sobre sus rieles.

Existiendo Ollagüe, como último punto de abastecimiento, antes de la frontera natural, por el altiplano, nuestra señora comienza a ser parte del servicio turístico sirviendo café a los pasajeros del tren, esperando cada día acordado de tráfico por sus clientes y así se mantiene gran parte de sus años.

Imagínense en esos años ir a servir café en un tren con tales condiciones de clima, nieve, lluvia, vientos, calor, frío, etc. Allí estaba nuestra joven señora Ollagüina comenzando su historia en el turismo.

Así avanzó el tiempo, la señora dejaba la juventud y con ello se sumaban nuevos sueños, ella quería tener su propio alojamiento ya que no le gustaba ver cómo sus pasajeros se iban por no tener alternativas de hospedaje en este alejado y adverso lugar, entre risas me contaba que le caían bien las personas, querían que estuvieran ahí en Ollagüe.

Y cómo no, si apenas eran unas 200 personas en aquellos años.

Sin embargo, no contaba con recursos propios ni de terceros, pero por las casualidades de la vida fue contratada para administrar un alojamiento comunitario pionero en la comuna lo que fue gravitante para “aprender el negocio”. 

Los años exactos posteriores de esta historia no los recuerdo, ya que cuando escuchaba atenta su relato nunca pensé que lo escribiría algún día, pido disculpas por ello.

Detengámonos un momento a ver datos específicos; tenemos 5 horas de traslado por tierra y/o 10 días en tren llevando carga en un poblado con condiciones climáticas totalmente adversas y admirables en términos de apreciación turística.

Entonces cómo logra la señora ollagüina a iniciar la construcción de su propio alojamiento. Primero con mucho dinero, y claro, todo lo adverso cuesta caro; nuestra señora ollagüina participa en fondos concursables y con sus años de trabajo logró juntar capital para poder comenzar a habilitar las piezas de su heredada casa y reconvertirlas al turismo.

Así hace 3 piezas, con mucha inversión de tiempo y dinero, trasladar cemento y madera era toda una odisea; cuándo todo era color de rosa sufre un accidente que la deja grave un mes hospitalizada (quizás era más, ya dije que hay datos que no recuerdo al 100%) y con secuelas físicas muy difíciles de recuperar, más de 2 años estuvo intentando volver a la normalidad y en ese periodo una hija le ayudaba con sus piezas; se recuperó, volvió a pedir fondos e hizo más habitaciones las cuales administra y hasta hace unos 4 años en que la visité, estaba en plena construcción de su restaurant y aumento de la infraestructura.

Por cierto, ella posee el don de telar, en su establecimiento tiene vitrinas con sus propios trabajos que ofrece a sus turistas, o sea, nuestra señora Ollagüina, además de dar un servicio que se consume in situ logra traspasar su cultura y sus raíces a un producto que es llevado, en su mayoría, por turistas internacionales que cruzan la frontera buscando adentrarse en el Salar de Uyuni, uno de los 3 más grandes del mundo, que es reconocido en el turismo internacional, o bien algún montañista que busca nuevas cumbres.

El alojamiento turístico de nuestra protagonista no es de “lujo”, no tiene baño privados para sus huéspedes, no encontrarás sábanas de 1000 hilos, no tendrás WiFi, tampoco room service y mucho menos un timbrecito para que le atiendan.

Sin embargo es turismo puro, ese turismo de antaño en donde la experiencia era completa, desde el estar al ser, de mimetizarse por un momento en esa realidad.

Por favor si la visitas no pidas cosas modernas, pídele que te cuente una de las mil y una historias que guarda en su alma, te las contará riendo, te mirará a los ojos y pondrá todo su talento para que disfrutes su relato. Será el mejor servicio turístico que recibirás con realidad aumentada al corazón.

Para finalizar este primer artículo, te recomiendo visitar el anterior, la fotografía la tomé camino a Ollagüe, poblado que se emplaza a los pies del Volcán de mismo nombre que está activo y en donde se encuentra el alojamiento de nuestra protagonista.

Qué difícil es hacer turismo, imagínalo ahora con un lugar que depende de la voluntad de un macizo y el clima extremadamente incierto que le rodea.

Gracias por leer WHat it Takes, (lo que cuesta), poner me gusta y/o compartir, para cualquier contacto escríbeme a turismoelsemaforo@gmail.com

TIP de turismo

Ollague
Impresionate fotografía del volcán Ollagüe

Volcán Activo: es necesario saber este término para poder visualizar completamente los riesgos que se asocian a la hora de decidir realizar una actividad turística en las cercanías de un volcán de estas características.

Un volcán se puede considerar activo si en la actualidad está en erupción o muestra signos de actividad, tales como terremotos o una emisión significativa de gas o ha dado una erupción durante el periodo de Holoceno (últimos 10.000 años). (fuente Volcanpedia)

Chile al pertenecer al círculo de fuego posee más de 90 volcanes potencialmente activos y 60 de ellos han presentado actividad.

Así a tener cuidado y a valorar a quiénes hacen turismo en estas condiciones.

Miércoles, 31 de octubre de 2018

No olvides dejar tu like y seguir nuestra fanpage aquí. Si deseas ser parte de El Semáforo envía un artículo a elsemaforoquilpue@gmail.com y no olvides leer esto:

“Lo que cuesta (What it takes)” -Relatos de turismo

 

Comentarios de Face
Comparte!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*