Mauricio Robles, el humorista porteño que le dobló la mano al destino.

humorista
Comparte!

-“Nunca te olvides de sonreír porque el día que no sonrías será un día perdido”, solía decir el legendario humorista Charles Chaplin y esta frase, define muy bien a nuestro entrevistado, el humorista de “Los Fantásticos del Humor”, Mauricio Robles.

Apenas nos reunimos en esquina Bellavista con Errázuriz, en Valparaíso, Robles, no paró de sonreír, de improvisar chistes, me hablaba de su actual trabajo, de las presentaciones que ha realizado y de la vida misma.

A diferencia de él, no suelo improvisar, no soy bueno contando chistes y debo hacer las preguntas clichés para dar sentido a lo que venimos,  la entrevista.

-¿Cuándo descubriste que tenías aptitudes para el humor?

-Jeje. Cuando niño. Era muy pelusón. Siempre andaba en la escuela molestando y todo eso.

-¿Posees algún referente?

-Crecí escuchando cassettes de Pipo Arancibia, es mi referente, es de chistes rápidos.

El cómico no tiene reparos en decir que proviene de la población Joaquín Edwards Bello, en donde se crió y con orgullo señala que “le doblé la mano al destino”, teniendo en cuenta que ese lugar es considerado por Carabineros como zona roja.

El porteño, vivió la primera experiencia artística en aquel lugar cuando se atrevió a enfrentar a un público en un pequeño escenario. Preocupado por conquistar las primeras risas pensó:-“Qué hago?”-.

Recuerda que entrando al escenario realiza un cruce de piernas para terminar cayendo. Una torpeza, preparada (conocida como “Cascada”), que causó las primeras carcajadas y aplausos de los espectadores.

Después de eso, desarrollaría este oficio mirando eventos en circos, acompañando a su hermano y colega, el payasito Lagrimitas, improvisando chistes en la calle, en las micros, en fiestas y diversos lugares.

-¿Cómo formaste parte de Los Fantásticos del Humor?

-Mira. Un día conocí al Pollito, Pablo Calderón, haciendo un show en Valparaíso y él descubrió en mí condiciones y me invitó a ser parte de este dúo.

Robles junto a Calderón, quien es santiaguino, pero viaja con frecuencia a Valparaíso, comenzaron  a crear rutinas desde la improvisación más pura, según cuenta nuestra entrevistado, que ya establecieron una relación de más de veinte años.

Se pasearon por toda la región, con la rutina que presentaba a Robles como el bandejero, aquel que prepara el chiste, quien hace de serio, lleva la historia y el Pollito, el sujeto que viene y revienta el cuento para hacer reventar de risas a los asistentes.

El humorista, hace hincapié  en cómo saltó desde los  shows que realizaba en el ya extinto Pancho Pirata, en la ciudad Puerto hasta el Festival de Tierra Amarilla.

Festival de Tierra Amarilla, el triunfo de Los Fantásticos del Humor.

Humorista
Fotografía Cooperativa.cl, durante la presentación en el Festival de Tierra Amarilla

Para él, aquel momento marcó el peak de su carrera en el humor. “Un día me presentaba en un escenario que fue trampolín para muchos artistas, como Rudy Rey, con poca gente, y de pronto en un lugar importante, ante miles de espectadores”, confiesa.

-¿Cómo lograste llegar a ese festival?

-Un día, nos llamó el manager, de Los Locos del Humor, Carlos Hidalgo, nos preguntó si queríamos ir al festival de Tierra Amarilla.

-Entonces una vez confirmada la presentación ¿Cómo te preparaste?

-Bueno, me tuve que preparar mentalmente muy bien. Estaba nervioso. Había hecho humor en la calle, en las micros o en el metro como cualquier artista que está emergiendo, pero no había vivido una experiencia así.

-¿Y tú compañero? ¿Qué cosas te decía?

-El Pollito ya tenía mucha experiencia en televisión. Me aconsejaba que me relajara, que lo siguiera a él no más. Son tantos años juntos que cuando nos miramos, ya sabemos lo que vamos hacer.

En ese verano de 2014, la dupla humorística se presentaba en el  1er Festival de Tierra Amarilla, ubicado  al interior de Copiapó, de la región de Atacama, evento auspiciado por TVN.

En aquel evento soñado, Robles fue parte de la parrilla que contó con la presencia de artistas de la talla de Pedro Fernández, Américo, Noche de Brujas, Miranda! y  Zip-Zup, quienes repletaron el Estadio Eladio Rojas, entre las noches del 10 al 11 de enero.

Después que los animadores Claudia Conserva y Jordi Castell, despidieran a Américo en la segunda noche y de clausura, Los Fantásticos del Humor, hicieron su aparición ante más de diecisiete mil almas.

Aquel sábado 11 de enero, quedará guardado como uno de los momentos más lindos para nuestro entrevistado, ya que en el festival del “Sol y de la Tierra” minera, lograron conquistar al público al mejor estilo de este dúo, la improvisación.

Después de aquella mágica jornada, recibieron invitaciones para participar en el Festival de Antofagasta y el de Tocopilla, además, tuvieron la oportunidad de presentarse en el matinal de TVN.

-¿Qué es lo que más recuerda de ese momento?

-Que superamos en rating a “Morandé con Compañía” jeje. También que en el Festival de Antofagasta no nos fue tan bien.

-¿Por qué?

-No hubo una buena acústica para nosotros. El público no podía escuchar nuestra rutina, eran más o menos cincuenta mil espectadores que no se conectaron con nosotros.

Festival de Viña del Mar.

Uno de los momentos más importantes para cualquier humorista es participar en el Festival de Viña del Mar para obtener la tan ansiada y codiciada gaviota de plata, como el reconocimiento del público, prensa y de los pares.

-¿Es un sueño para usted ir al Festival de Viña?

-No me mueve el piso. Obvio, me gustaría ir, sería una piocha muy grande en mi carrera.

-No esperaba esa respuesta. No te mueve el piso…¿pero te has visualizado estar ahí?

-Sí. Haría una rutina natural. Con la esencia del Pollito y con mi cercanía.

-¿Alguna vez has visitado a la Quinta Vergara para realizar un evento?

-Nunca he pisado la Quinta Vergara ni para ver un show de cachureos. Aunque lo cierto, es que es el sueño de todo artista, para consagrar tu carrera.

El cómico, es padre de dos hijas (17 y 15 años) y un niño de nueve,  con quienes se las ha sufrido todas, comenta Robles, el oriundo de Montedónico.

-¿Se te dan los tiempos para ser padre de familia y humorista?

-Si se dan. Aparte, tengo un concurso de maestro de cocina, imagínate. He realizado muchas cosas en mi vida.

-¿Tus hijos se ríen con tus chistes y tallas?

-Sí, pero con mi hija mayor me costó bastante.

-¿Por qué?

-Cuando ella nació, yo trabajaba como payaso, padeció a los nueve meses de una tasa cerebral (se detuvo unos instantes, ya no sonreía)…quede muy mal.

-Imagínate que desde su primer año está en la Teletón, fue un golpe muy fuerte para mí. Cada vez que salía del hospital, salía llorando y necesitaba lucas, entonces me pintaba de payaso y salía a la calle con el dolor de mi corazón.

-Después, mi hija se enfermó del corazón y yo no di más. No reté al señor sólo le pedí un favor, que se la llevara, después que la viera con tanta máquina a ella.

-Me arrodillé en ese pasillo de hospital y le reiteré que se la llevará, porque si no me la iba a curar, se la regalaba, era su ángel y con todo el dolor de un padre, no podía seguir viéndola sufrir más.

-Pero, de la noche a la mañana, mi hija se mejoró. Ya han pasado muchos años y ella camina firmemente, solita, es un poquito independiente y comprende cosas que hay cosas a su alrededor, y eso me hace feliz.

Este año, 2017, el humor de Viña del Mar fue bastante criticado debido a la polémica rutina de la humorista Chiqui Aguayo, quien pese haber obtenido la gaviota de plata, su perfomance será cuestionada por siempre.

-¿Qué te pareció el show de la Chiqui Aguayo?

-Lo consideré grotesco. Mira, un día me encontré con la Diana Bolocco, que venía con su hijo, la saludé, nos tamos la fotografía y le dije que era humorista. Entonces le pregunté ¿qué opinaba de la Chiqui Aguayo?

-Antes que me respondiera le dije:-“yo soy humorista de la calle y muchos se han subido a un escenario y nunca han sido tan groseros como esa mina”.

-Al otro día. Ella volvió a encontrarse conmigo en Reñaca, me saludó y me dijo: -“Mauri,, Mauri, hablé todo lo que me dijiste tú en el programa (no recuerdo cuál) y nos fue bien en el rating”-. Jeje.

-Es que esa rutina fue todo un tema.

-Ahora uno la Gaviota no se la gana como antes. Sacai un poco de aplausos y risas, y te la ganaste.

-Ella es parte del Stand Up. ¿Qué te parece eso?

-Están pisoteando a las duplas, lo puedes ver en la televisión que las parejas ya no se ven tanto.

-Yo siento que ese movimiento no es tan diferente en cuanto a humor de un solista, porque tienes a Coco Legrand, por ejemplo.

-Él fue uno de los primeros que hizo, que es un gran referente, y maestro o Bombo Fica, que hacen un humor cotidiano no más, sin llamarlo stand up.

El sueño del humorista porteño.

Él es un hombre muy conocido y querido en el Puerto. Mientras caminábamos hacia un lugar para poder beber algo y conversar, las personas los saludaban.

-“Deseo ser reconocido, que las personas sepan mi nombre, añoro dejar una legado artístico y que mis hijos se sientan orgullosos de mí”, enfatiza el comediante, mientras disfruta de la pulpa de piña que bebe en el Café Paseo en Valparaíso.

-“¿Te gustó la pulpa?”-Pregunté. Entonces respondió que “sí”, pero no estaba helada, así que le dije que pidiera hielo y el humorista  solicitó a la joven mesera un par de pingüinos, cosa que no entendió ni a la primera ni a la segunda como yo jeje.

“Eso me gusta, improvisar, siempre pensando en la talla, en la buena onda”, dice aquel personaje que se siente muy conocido y querido en el Puerto, no por creerse famoso, sino solo por transmitir buena onda y una linda aura de sí mismo, a quienes lo rodean.

-Antes que lo olvide. ¿Cuáles son las claves para ser un buen humorista?

-La chispa, la esencia, ser humilde. Un humorista se hace en la vida.

Para cerrar esta entrevista, asegura que recibe muchos saludos por parte del público peruano. ¿La razón? Comenta que se debe a que la radio Karibeña  del Perú tiene un programa llamado “Los Fantásticos del Humor” y nuestros vecinos lo confunden.

Domingo, 3 de diciembre de 2017/Entrevista #1

Nota aparte: A nuestros estimados lectores. Por desgracia, a fines de noviembre, el operador de nuestro hosting sufrió un ciber ataque, lo que nos perjudicó.

Perdimos todas las visitas y links de nuestras notas, artículos de opinión, literarios, etc., sin embargo eso nos permitió sumar experiencia y comenzar con nuevos brotes.

Esperamos, que nos sigan visitando, brindándonos su apoyo y likes como comentarios. Aún deseamos ser el medio más importante, en nuestro estilo, de la ciudad de Quilpué y El Belloto, nada nos detendrá.

Danos tu like, a nuestro fanpage, pinchando aquí

Comparte!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*