Conociendo Quilpué, a través del historiador Brus Leguás

Quilpué
No sólo es Contador de profesión, sino también se dedica a las comunicaciones, en un programa radial, a pesar de tener 70 años, nuestro amigo, Brus Leguás, es un todoterreno.
Comparte!

QUILPUÉ-.La Ciudad del Sol, es el foco de esta entrevista, en esta ocasión, conversamos con un apasionado y autodidacta historiador, nuestro amigo, Brus Leguás.

Todo comenzó hace más de un año atrás, cuando entrevisté a Librería Fuegia y pregunté por alguien que conociera la historia de esta ciudad, así que me recomendaron a él.

Nuestro entrevistado, pese a que nació en Viña del Mar, vivió prácticamente toda su vida, desde la más temprana infancia en calle Valencia, en un Quilpué que ya no es como el que conoces ahora.

En el amanecer de esta platica, aclara que jamás fue fundado Quilpué y que Pedro de Valdivia, habitó estos lugares, precisamente en donde nace las quebradas en Ojos de Agua, cuando tuvo que criar en aquellas tierras  a más de cinco mil chanchos, para abastecer a su hombres.

Así parte esta aventura por conocer más sobre el lugar en donde nació nuestro medio, El Semáforo, y desde donde esperamos llegar al mundo.

Sobre los orígenes de este territorio que muchos quilpueínos (autóctonos o recién llegados) desconocen es que partió en lo que se conoce como Mall Plaza del Sol.

En pleno siglo XIX, según nos cuenta Leguás, los dueños de esos terrenos en donde se encuentra Falabella, Santa Isabel, el cine, patios de comidas, etc., pertenecía de la familia Valencia.

Entonces, en el momento en que el mundo se modernizaba, pasaba a otro estadio, cuyo símbolo de modernidad era el Ferrocarril, la familia Valencia contribuyó en ese paso importante.

Doña Petronila Valencia, ordenó a uno de sus hijos negociar y preguntar en dónde se ubicaría la estación, la cual iba a recorrer una porción de sus terrenos.

Para comodidad de éstos, las líneas del tren dieron a parar a lo que conocemos como Estación Quilpué, lo que marcó un antes y después en la urbe, conectándola con Valparaíso.

Convirtió a la tierra de Rosita Serrano en una estación principal, que permitía entregar, negociar, etc., los recursos provenientes de El Retiro, el Marga Marga e incluso de Las Palmas.

Más allá de la pobre información que te puede entregar la Municipalidad de Quilpué, usando como fuente a “Wikipedia”, nuestro entrevistado señala que “si el Ferrocarril no le favorecía a la familia Valencia, no se hacía”.

La historia deseó que lo anterior no sucediera y con eso, aquel pequeño poblado, campesino rústico, sin importancia en la historia nacional, tomara forma y color, a su ritmo, claro está.

-¿Cómo puede definir la ciudad de Quilpué?

-Antiguamente, era el dormitorio de Valparaíso y de Viña del Mar. Pero, hoy en día, se ha ido desarrollando más.

-Hay un malls, un centro comercial en el Belloto y un poco de industria, eso ha hecho que vaya variando, aunque todavía está el estigma de ciudad dormitorio.

-¿Cómo era ese Quilpué, por decirlo así, antes que se modernizará?

-Para mí, era idílico. En ese tiempo, yo vivía lo que era el campo y cuando uno iba al centro decía:- “Voy a Quilpué”-…y recuerdo que cuando iba a Santiago pasaba lo siguiente.

-Me iba por una semana, no dejaba con cerradura la casa y cuando regresaba, encontraba el aseo hecho y la ropa lavada como planchada, porque una vecina me hacía ese favor.

-Hoy en día, la ciudad creció, ya no nos saludamos en la calle como antes y esa es una gran diferencia del Quilpué del ahora y el del ayer.

-Me puede explicar esa rencilla entre Quilpué y El Belloto, en cuanto a que los bellotinos dicen no ser quilpueínos y que esperan se divida algún día las dos ciudades.

-Pese a que El Belloto está integrado a Quilpué, hace rato es diversa y diferente. Bueno, esperemos que la división natural que es la Quebrada Gamboa (la que debería estar en el Paradero 18, más o menos, , en el paso bajo nivel que va hacia el Sol)…

-Antiguamente, en esa quebrada ocurrían asaltos, era de alto tránsito para diligencias y viajeros, que conectaba al camino interior del Marga Marga y al Real, que iba de Valparaíso a Limache.

-De hecho, era la única ruta de la época. Bueno, en cuanto a la rencillas, creo que no se ha determinado el momento para que el Belloto se constituya como comuna aparte.

Entre medio de esta conversación, a las figuras importantes que ha nombrado el amante de la historia, hay que señalar otros que puedes descubrir pinchando acá.

Hoy, cuando todo prácticamente se encuentra urbanizado, en donde las dos arterias principales Troncal sur y Norte, conectan a la ciudad, más el servicio de Merval, con el resto de la región, no hay que olvidar otras cosas.

Por ejemplo, hasta estos momentos aún no se ha logrado dar con la teoría exacta del porqué Quilpué se llama de esta manera, entonces, preguntamos:

Cuénteme el origen del nombre de Quilpué.

-Hay muchas teorías. Una habla que viene del “queipués”, que significa lugar de donde abundaban las piedras, para hacer las “lancetas” para sangrar, como parte de la medicina antigua.

-Para otros, es que proviene de “cullpo” que quiere decir “tórtola”, pero he leído textos del Siglo XVIII y SXIX, escritos por jueces de distritos o departamentos, que nombran a esta ciudad como “Coipuhé” (lugar de coipos).

-¿Qué más se puede hablar de Quilpué en su importancia histórica para el país?

-Podemos señalar, por ejemplo, la Revolución de 1891. Fue una lucha entre la Armada, que apoyaba al Congreso en contra del Ejército, que apoyaba al Presidente, José Manuel Balmaceda (1886-1891).

-“El Ejército jamás Vencido”, mentira,  porque vivió una de sus peores derrotas. Los jefes del Ejército, que habían triunfado en la Guerra del Pacífico, quienes se habían paseado por las calles de Lima, fueron arrastrados por la Calle Valparaíso, como perros muertos.

-Después de la desastrosa batalla de Concón, las fuerzas de Balmaceda se replegaron aquí, en Quilpué, estableciendo su base de operaciones a los pies del cerro Torquemada, mirando hacia el río Aconcagua.

-Cuando llegó Balmaceda a Quilpué, después de la noche del 21 ó 22 de agosto, leyó y envió telegramas, hizo un montón de cosas y todo el pueblo quilpueíno, según relatos de la época, lo recibieron entre aplausos y dar su apoyo.

-Un par de días después, las tropas del Congreso, llegan hasta aquí y cosa curiosa, proclaman a Quilpué liberada de Balmaceda, pese a que fue la primera y única.

-Después todo Quilpué sale a recibir a las tropas del Congreso con flores y banderas…

-¿Cuál o cuáles son los problemas históricos de Quilpué?

-La viabilidad. Una posible solución, sería soterrar el ferrocarril, por lo menos desde Paso Hondo hasta Peñablanca y sobre él hacer una gran avenida como el par Viana-Ávarez (Viña del Mar), pero sin jardines en el medio, porque se pierden terreno.

Te recordamos que nuestro entrevistado no es profesional en Historia, sino de otra área, pero casualmente, debido a su vocación innata es voz autorizada.

Además, es invitado a seminarios tanto nacionales e internacional, para exponer temas históricos que generan debate en los diversos foros en los que participa.

Si piensas, que lo que hemos conversado no posee algún respaldo, pues estás equivocado, a diferencia de la fuente del municipio quilpueíno, nuestro amigo, se ha preocupado por entregarnos a ti y  a mí, una bibliografía para que conozcamos la historia, de la ciudad del Sol, de buena mano.

LIBROS SOBRE LA HISTORIA DE QUILPUÉ

  • Historia General de Quilpué, 1986, Francisco J. Astudillo Tapia y Carlos S. Ruiz-Tagle Vial
  • La Lanceta de Quilpué, 1910, Francisco A. Fonck
  • La Rejion Pre-histórica de Quilpué y su relación con la de Tiahuanacu, 1910, Francisco A. Fonck.
  • Quilpué, Tierra del Sol, 1954, Belarmino Torres.
  • Un Siglo de Historia, 1993, Juan José López Azcárate.
  • Historia de Quilpué, 1986-1989, Roberto Troncoso Narváez (4 volúmenes).
  • Quilpué, Historia de una Comuna, 2002, Brus Leguás C.
  • Pasas por Quilpué, recorriendo su historia, 2010, Raúl Rivera G. y otros.
  • El Siglo XX en El Retiro de Quilpué, 2009, Andrés Brignardello.
  • El Gonfoterio de Quilpué (Quilpué, 2015; España, 2018), Brus Leguás C.
  • Venta de Tierras del Longko Cadquitipay en el Valle de Quilpué, 2015, Brus Leguás C.
  • Un Siglo de Ciudad, 1998, Juan José López Azcárate.
  • Villa Cumming, Quilpué, 2010, Myrna Mendoza y otras.
  • Villa Olímpica, la historia del campo en la ciudad, 2010, Equipo de Barrio Villa Olímpica.
  • Notas para una Historia de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Quilpué, 2012, Brus Leguás C., Ricardo Loyola L.
  • Quilpué, de Floreciente Villa a Ciudad Capital, 2013, Juan José López Azcárate.

Es imposible resumir la historia de una ciudad de siglos en una entrevista, pero al menos, esperamos haberte sorprendido con algunos datos históricos, que tal vez desconocías.

Viernes 07 de Septiembre de 2018/Entrevista #26

Si te gustó la entrevista, danos tu like en nuestro Fanpage pinchando aquí. Te podría interesar:

La creatividad y perseverancia de Tres Dimensiones Taller & Estudio

 

 

 

 

Comparte!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*