Alfonsina Storni, la postmodernista poeta argentina

Storni
La poeta nació en Sala Capriasca, Suiza, en 1892 y publicó desde 1916 hasta 1938, una serie de obras poéticas.
Comparte!

Una de las poetas argentinas más relevantes a comienzos del siglo pasado, XX, Alfonsina Storni, nos brinda una poesía cándida y pulcra, en contra parte a lo que fue su vida.

Considerada como icono del posmodernismo literario, su estilo amoroso, feminista y reflexivo, si bien algunos dicen que raya en la neurosis, es una pluma que debes tener en cuenta.

Sin más preámbulos, deseamos compartir tres poemas de Storni, que de seguro, te encantaran.

Indolencia

A pesar de mí misma te amo; eres tan vano 
como hermoso, y me dice, vigilante, el orgullo: 
«¿Para esto elegías? Gusto bajo es el tuyo; 
no te vendas a nada, ni a un perfil de romano» 

Y me dicta el deseo, tenebroso y pagano, 
de abrirte un ancho tajo por donde tu murmullo 
vital fuera colado… Sólo muerto mi arrullo 
más dulce te envolviera, buscando boca y mano. 

¿Salomé rediviva? ?Son más pobres mis gestos. 
Ya para cosas trágicas malos tiempos son éstos. 
Yo soy la que incompleta vive siempre su vida. 

Pues no pierde su línea por una fiesta griega 
y al acaso indeciso, ondulante, se pliega 
con los ojos lejanos y el alma distraída.

¡Adiós!

Las cosas que mueren jamás resucitan, 
las cosas que mueren no tornan jamás. 
¡Se quiebran los vasos y el vidrio que queda 
es polvo por siempre y por siempre será! 

Cuando los capullos caen de la rama 
dos veces seguidas no florecerán… 
¡Las flores tronchadas por el viento impío 
se agotan por siempre, por siempre jamás! 

¡Los días que fueron, los días perdidos, 
los días inertes ya no volverán! 
¡Qué tristes las horas que se desgranaron 
bajo el aletazo de la soledad! 

¡Qué tristes las sombras, las sombras nefastas, 
las sombras creadas por nuestra maldad! 
¡Oh, las cosas idas, las cosas marchitas, 
las cosas celestes que así se nos van! 

¡Corazón… silencia!… ¡Cúbrete de llagas!… 
-de llagas infectas- ¡cúbrete de mal!… 
¡Que todo el que llegue se muera al tocarte, 
corazón maldito que inquietas mi afán! 

¡Adiós para siempre mis dulzuras todas! 
¡Adiós mi alegría llena de bondad! 
¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas, 
las cosas celestes que no vuelven más! …

Retrato de García Lorca

Buscando raíces de alas 
la frente 
se le desplaza 
a derecha 
e izquierda. 

Y sobre el remolino 
de la cara 
se le fija, 
telón del más allá, 
comba y ancha. 

Una alimaña 
le grita en la nariz 
que intenta aplastársele 
enfurecida… 

Irrumpe un griego 
por sus ojos distantes. 

Un griego 
que sofocan de enredaderas 
las colinas andaluzas 
de sus pómulos 
y el valle trémulo 
de su boca. 

Salta su garganta 
hacia afuera 
pidiendo 
la navaja lunada 
de aguas filosas. 

Cortádsela. 
De norte a sud. 
De este a oeste. 

Dejad volar la cabeza, 
la cabeza sola, 
herida de ondas marinas 
negras… 

Y de caracolas de sátiro 
que le caen 
como campánulas 
en la cara 
de máscara antigua. 

Apagadle 
la voz de madera, 
cavernosa, 
arrebujada 
en las catacumbas nasales. 

Libradlo de ella, 
y de sus brazos dulces, 
y de su cuerpo terroso. 

Forzadle sólo, 
antes de lanzarlo 
al espacio, 
el arco de las cejas 
hasta hacerlos puentes 
del Atlántico, 
del Pacífico… 

Por donde los ojos, 
navíos extraviados, 
circulen 
sin puertos 
ni orillas…

Si te gustaron estos fabulosos poemas, danos tu like en nuestro Fanpage pinchando aquí. Gracias!

Una colección de poemas del antipoeta, Nicanor Parra

Comparte!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*